viernes, 29 de mayo de 2009

En el chapurrear de lo nuevo


En el chapurrear de hojas canela en las callejuelas tristes de la periferia olvidada.
Al runrunear de los tubos que contentos representan al deplazamiento moderno de t
iempos rápidos, de quinta relampago al velocímetro que marcando la punta aún exprime. Negocios de almas que insensibilizadas marcan los minutos, los segundos que a doscientos por ora no pisan el freno, embrague que a la sexta marcha acaba ahogando.
Volante publicitario que maneja al antojo del doctor de las ruedas, del paciente que sedado no encuentra la autonomía.

La libertad que a golpe de blindado nos recuerda a la pasada puerta abierta, al ojear de posesiones de la actual mirada encubierta.

Listillas sombras que a golpe pulpero asaltan las rendijas del manjar abierto, del acosta preferente a la maña de la ingeniosa viciosa.

Psicopatia de almas que sin dueño se marchitan al carroñero viento.
Viento transportista ilegal de polvora magenta que al ulular del soplido cansado, nos suena a casquillo mojado, estrellados en flancos rotos.

Sol que alumbra el vaso vacio del olvido alcohool soberano, del añejo recuerdo parcheado a golpe de ligotazo pistolero.

En definitiva, las miradas ferrocarriles de estaciones inciertas que a golpe de ajetreo nos anuncia las paradas temporales.

1 comentario:

triste_vida dijo...

Tenia muchas ganas de leerte! De perderme entre esas frases mudas llenas de sentido, entre esos espacios llenos de ruido...

La velocidad de quien conduce, la velocidad del que vive, la velocidad de quien lo escribe, ha embriagado mi ser... ahora soy yo la que se ahoga al no tener embrague para cambiar a la marcha adequada para seguir el ritmo de las palabras...

En tu linia...como siempre precioso!

Besitos!