miércoles, 19 de noviembre de 2008

De camino sin rumbo al sentir del caminante de ciclo venidero


Mirando el faro espero las respuestas que me alumbren, que me guien por esos parajes extraños de bestias salvajes y destinos no fijados.
Mientras camino observo vidas vividas, no complacidas, arrepentidas, de cabeza gacha, de objetivos no resueltos a base de cobardia no dosificada.
Camino con paso inseguro, pendiente a no equivocarme, equivocandome.
Tropiezo una y otra vez en un camino de piedras traiconeras, lectivas, de empredrada lección.
Lecciones que aprendes con poco interes, a embudo obligatorio de no queda más remedio.
Indice de temarios seguros, de camino señalizado, de rutina numerada y publicada.
Abro la mochila que llevo a mis espaldas, la examino con ojo avisor, supervisando los objetos, los sentimientos que traigo conmigo.
Puedo ver mares, continentes, diccionarios que me ayudan a escoger las mejores palabras, las edecuadas de entre las peores.
Puedo ver mapas en blanco, libretas no escritas de margen torcido y cuadraditos redondos.
Puedo ver corazones varios, diversos entre multiples sentimientos. Corazones encadenados, esposados al conformismo, a la resignación, a la rendición más amarga, al paladar hecho pedazos, al camino que queda por delante.
Veo en el fondo de la mochila los trozos rotos de almas perdidas, sumidas en la más rotunda pena. Almas galardonadas de premios negros. Almas maquilladas de grietas a base de golpes duros de vivencias inolvidables. Almas que caminan sin rumbo propio, guiadas por el destino del viento, de la meta del cajón de los recuerdos.
En el bolsillo de la mochila encuentro los adornos, aquellos que decoraran los momentos, las secuencias de una vida de galeria, de album de estanteria, de fotos recordadas o olvivadas.
En la mochila encuentro montañas con dificultades en los caminos cerrados, en las cuestas de los momentos memorables, de pendientes superables, de las bajadas de bicicleta de verano, de descansos de helado en la hierba.
Camino y ando sin meta planeada, sin inprevisto previsto al ritmo de la regla que dibuja la linea recta de los dias.
Camino y camino encontrandome al sobresalto, al robinson cuotidiano, de compañia viernes, de vida superviviente.

Camino y camino sin saber que encotrarme, que buscar, hacer, sentir, desear, sin saber nada camino y camino, pues en la vida no hay dirección, ni rumbo, ni destino, simplemente dejadme vivirla.

4 comentarios:

Shey dijo...

Sabes? yo veo lo mismo dentro de mi mochila que delante en mi camino...esperanza, ideas, ilusión.

Que grandes escritos!

Nahuel dijo...

"sigue recto, hay un desvio, tomalo hasta el final, si hemos hecho algo mal, veras una señal" ...exelente...saludos, nahuel.

anamorgana dijo...

HOLA, gracias por tu comentario en mi blog.
Camino, que dificil a veces encontrar un rumbo aún con mapa. Me ha gustado volveré.Saludos
anamorgana

triste_vida dijo...

No esperis que sigui el far qui et doni les respostes, al cap i a la fi aquesta no es la seva funcio i ningu li ha ensenyat a dur-la a terme, ell tan sols podrar regalarte la seva llum artificial y hauras de ser tu qui decideixi si es aquesta llum la que necessites per respondre els teus dubtes.

Mentres avancem pel cami de la vida si mirem el nostre voltant podrem descobrir vides que no han estat viscudes com era desitjat, no tots els somnis es poden convertir en realitats, el pitjor de tot es que a vegades no cal mirar al nostre entorn per veure això, a vegades tan sols cal mirar el nostre interior i parlar amb la nostra consciència, amb el nostre cor, llavors es quan mes mal fa, però tambe es llavors quan podem reaccionar, ja que el que nosaltres vivim es el que encen la flama del foc que dins nostre intenta continuar cremant.

La motxilla que portem a l'esquena molts cops es fa feixuga, aquesta motxilla sempre va omplintse, en canvi poques vegades ens aturem per buidarla, i com totes te un limit, no es una motxilla amb un fons infinit i tampoc nosaltres podem soportar el pes quan aquesta ja està massa plena, es una motxilla que amaga els nostres moments, els bons i els dolents, allà estan tots els nostres records i tot el que necessitem per recordar, però aquesta motxilla te un petit problema, els records que son bons per recordar no pesen, no els notem mentre anem avançant, en canvi els dolents, aquells que ens fereixen, que ens roben llagrimes, aquests pesen el triple del que haurien de pesar i per tant son aquests els que mica en mica hem de anar buidant...perquè allò que no ens fa be no podem permetri que convisqui amb nosaltres...

Es dificil saber que busquem mentre caminem, es dificil entendre perquè agafem una direccio i no una altra, igual que es dificil escollir be el sentit, però en els fons hi ha una cosa clara, i es que ens agradi o no el sentit i direccio de la vida ja estan posats, sempre es cap endavant i mai ens podem aturar, mai podem caure i decidir no tornar-nos a aixecar, sempre sempre sempre hem de treure forces d'on sigui, robar-nos un somriure a nosaltres mateixos i CONTINUAR!

La vida està per viure-la i el que si que podem escollir es com volem viure-la. Recorda que sempre es millor un somriure que una petita llàgrima!

Milers de petonets!

PD: sota el meu nom amagada em protegeixo de les pors de la meva persona, del meu entorn, dels meus textos, aquest es l'unic motiu =)

Cuida't maco!