sábado, 1 de noviembre de 2008

Crónicas 2853


A continuación voy a comenzar una historia que se completará a traves de varios artículos siendo este el primero de todos.


La luz de una persiana mal cerrada me despertó aquella mañana. El frio me recorría todo el cuerpo y tan solo deseaba llegar a la cocina para tomar algo caliente.
El cafe me sentó como un puñal en el estómago, pero era lo unico que en aquella época del año me despertaba de la profunda inópia de unas mañanas criminales.
Con el dolor de estomago, el buen humor que acompaña a una mañana interesante y con un frio sobrino del siberiano me dirigí a la ducha.
Ahorraré el insulto recitado al salir de ella.

Llegué a la estación abrigado hasta las trancas con el único deseo de subir al tren los más rapido posible.
Por el semblante de la gente supuse que más de una persona maldecia en sus adentros la impuntualidad del siempre puntual transporte público. Perdonen si he estado demasiado irónico, no era mi intención.

El tren llegó con diez minutos de retraso, tiempo suficiente para viajar con un vagón enfermo de estrés y poseído por la lujuría de la crítica de boca pequeña.
Como cada día me coloque en el primer asiento justo al lado de la puerta de salida.
Mis ojos estaban concentrados en el paisaje rápido cuando un hombre me interrumpio para ofrecerme un periódico gratuito. Lo rechacé y opte por un dia desinformado...... sumenle los cinco días anteriores.

La primera parada era Rex station.
Rex station se remontaba millones y millones de años en el pasado.
En esa parada se bajaban la mayoria de científicos que cada día trabajaban en la investigación de nuestros antepasados saurios.

Las puertas se cerraron y continuó el trayecto.
En ese momento entró un individuo con un pequeño velociraptor entre sus brazos.
El hombre vestia pantalones bombachos, camisa marrón acompañado de un chaleco negro y una bufanda naranja. Curiosamente carecía de calzado, hecho que sustituía por unos calcetines negros hasta las rodillas.

El simple hecho de observarlo se tradujo en los minutos que tardo el tren en llegar a la siguiente parada.

Conntinuará.

7 comentarios:

Shey dijo...

Para cuando las siguientes entregas???????????????????????
Con una historia deberías actualizar bastante mas a menudo, para que tus lectores no perdamos el hilo...(y para no tener que leer todo dsd el principio cada vez...XD)

Estaré atenta!

triste_vida dijo...

Retraso en el transpote público? Menuda tontería...yo creo que es que cambian los horarios sin avisar a los que lo utilizamos...me he quedado con esa frase aunque no sea la más importante, pero al vivirlo cada día se me ha hecho imposible prescindir de ella!

Ahora empiezo de verdad mi post jeje, primero necesitaba "desahogarme", he visto que una de tus entradas a quedado desaparecida...donde está el mar y viceversa? Donde has dejado las batallas del océano?

Estoy de acuerdo con shey, si nos pones una historia por partes, no nos puedes hacer esperar demasiado porque sino nos volveremos locos, aunque recordemos lo que sucedió antes, sin querer perderemos su esencia...

La verdad es que tiene buena pinta...me justa la mezcla de pasado, presente y futuro que he captado, la ironía que se esconde tras algunas palabras, y lo cercana que se hace al empezar en una estación de tren...

Diferentes personajes se cruzan siempre es sitios como el que describes, miles de estilos diferentes, entre ellos parece haber indiferencia, pero en el fondo siempre acaban pensando algo sobre los demás...

Bueno maco si está en decadencia no pateixis que jo et vaig publicitat gratuïta! jej I no t'he escrit anabs perquè no m'havia adonat de que haguessis actualitzat!

Milers de petonets!

motero dijo...

Ya q empiezas una historia al menos ves actualizando cada dia , sino perdemos el hilo!

Escritor dijo...

pero dejadle q piense como seguir la historia¡¡¡ y no creo q nadie pierda el hilo; por ejemplo las series de tv son cada semana y alguien pierde el hilo? pues eso QUE PONGAS YA LA SEGUNDA PARTE¡¡

Daus dijo...

Vaya pero que exigentes se han puestos estos muchachos...
la entrada anterior me la perdí..así que ni modo...
sobre esta:
menudo lió se arma cuando todo comienza tarde, de plano ya levantarse temprano es la solución pero apostare que eso sería lo mismo que levantarse a la hora de siempre...
no has pensado que Murphy te persigue por estos días?...
buen día.

MARIA dijo...

También yo me apunto a seguir esta historia que situaremos en ese hipotético siglo XXIX.

Amigo Dorian, buena fórmula para tenernos pendientes de tus entradas.

Saludos.

Jessie dijo...

Ay ay, que viacrusis has pasado desde que te paraste de la cama hasta llegar hasta donde andás.

No hubiera sido mejor quedarse en la cama, calientito, con un té y viendo la tele?

Gracias por ir a mi libreta a leerme y a jugar conmigo.

Te saludo y me despido

Atentamente:
Jessie